<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=335150731016649&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

4 pasos clave para degustar un vino correctamente

Si te has sentido un poco confundido al catar un vino o no has sabido cómo enfrentar ese momento para identificar todas los atributos que puede entregar, este artículo es para ti. Revisa a continuación los pasos básicos que debes seguir.

¿Has degustado un vino sin percibir las notas que otros identifican con facilidad? No te preocupes, porque todos los aficionados y expertos han pasado por ese momento. Aquí te daremos algunos consejos para afinar tus sentidos y hacer que el proceso sea más simple.

Nuestra primera recomendación es que aprendas algunos conceptos básicos sobre el vino que te permitan hablar el mismo idioma que los entendidos o medios especializados. Así podrás expresarte con mayor soltura y comprender sus explicaciones.

Ahora, ¡manos a la obra!  Sigue los pasos a continuación. 

Recurso 48@144x-8


1.Observa el vino en tu copa


Hazlo detenidamente, alza tu copa si es necesario y usa un fondo blanco. Trata de identificar diferencias. 

¿De qué color es el vino que tienes en tu copa? ¿Blanco, amarillo, verde?

¿Rojo, granate, violeta? Las posibilidades son múltiples.

¿Por qué la fase visual es tan importante? Porque el color de un vino puede entregarnos mucha información. Tal como explica el sitio Animal Gourmet, hay diversos factores que son responsables de su color. Entre ellos, el clima en que se cosecharon las uvas, la edad, proceso de elaboración, zona de la cual proviene, entre otros. 

El tono es un punto clave. Por ejemplo, si se trata de un vino tinto, puede inclinarse hacia el púrpura, rubí, granate o marrón. En el caso de los vinos blancos, pajizo, oro cobrizo, dorado y ocre. Y en los rosé, rosado, salmón y cobre. Cabe destacar que estas son solo tonalidades de referencia, ya que puedes descubrir muchas más. 

Asimismo, hay que observar el color desde el borde de la copa hasta la mitad. ¿Qué tan opaco es? Así podremos calificar la intensidad del color. Otra pregunta que debes plantearte es cuánto cambia el color desde el borde hasta el medio. Esta variación es un buen indicador de la edad en un vino.

Asimismo, es importante la viscosidad que se obtiene al rotar la copa. Esas impresiones o marcas que quedan en la copa son conocidas como piernas o lágrimas. En esta parte se debe identificar si las lágrimas son espesas o no y si el  movimiento del vino es lento o rápido. ¿Qué información nos entrega este ejercicio? Nos dirá si el vino es más alcohólico, dulce o ambos. 

Por último, otro punto que hay que tener en consideración en la etapa visual es la claridad u opacidad. ¿Cómo es el vino que tienes en tu copa? ¿Claro? ¿Turbio o con muchas partículas en suspensión? Este punto habla sobre las técnicas de vinificación utilizadas en el vino, como por ejemplo, el filtrado.

Recurso 44@144x-8-1

 

2.Identifica los aromas


El vino ofrece cientos de aromas diferentes que también dan pistas sobre su variedad, el lugar de dónde proviene y elaboración.

Recurso 47@144x-8

 

¿Qué aromas debes buscar en esta etapa? A frutas, flores o hierbas que son indicativos de la variedad de vino o uva. También a especias y vainilla u otros olores provocados por la crianza. Por otro lado, se pueden descubrir toques terrosos generados ​​por la levadura, que a menudo indican el estilo del vino.

La idea es crear un perfil de aromas que vayan del más obvio al menos obvio. 

3.Prueba y siente los sabores


Recurso 46@144x-8

 

Después de haber observado e identificado los aromas, es momento de dar probar. En esta etapa la idea es que notes los rasgos de acidez, taninos, grado alcohólico, dulzor y cuerpo.

Lo primero que debes hacer es enfocarte en la textura y en cómo evoluciona de principio a fin. Para esto, el vino debe envolver o recorrer bien el interior de la boca, de esta manera se apreciarán los distintos sabores en la lengua (ácido, dulce, picante, entre otros.)

Hay cinco conceptos que debes tener claro en esta etapa:

Cuerpo: Tal como explica el sitio Cata del Vino, este concepto hace referencia a la consistencia o densidad del vino. ¿Cómo se siente en tu paladar?

Dulzor: El diario El Mundo, lo desarrolla en términos simples: “El dulzor del vino viene del azúcar de la uva. La fermentación hace que el azúcar se convierta en alcohol. Cuando la mayoría del azúcar se ha convertido en alcohol el vino se considera seco, conservando una pequeña cantidad residual de azúcar”. ¿Es tu vino seco?

Acidez: Se produce por los ácidos presentes en el vino: tartárico, málico y láctico. Los puedes detectar en los laterales de la lengua y además te harán salivar.

Tanino: Es esa textura astringente que suele ir acompañada de cierto amargor.

Alcohol: Lo puedes identificar fácilmente como esa sensación de calor en la parte posterior de la garganta. 

 

4.Procesa la información


Recurso 45@144x-8-1

 

Es momento para sacar conclusiones y ordenar todas aquellas percepciones que experimentaste durante la degustación. Para muchos, anotar es de gran ayuda para la memoria. 

En términos generales, sugerimos que te plantees las siguientes preguntas: 

¿Qué diferencia existe entre el sabor inicial con el final?

¿Cuánto tiempo duró el sabor en tu paladar?

¿Era el vino complejo o simple?

Estas interrogantes te ayudarán a armar el perfil de cada vino. 



Esperamos que estos cuatro pasos sean un buen comienzo para que empieces a degustar vinos de manera más avanzada. Si bien, no será fácil en un inicio, te aseguramos que a medida que vayas probando, comparando y diferenciando podrás notar un progreso en tus capacidades.

Nueva llamada a la acción

 

También te podría interesar

Aunque en el Viejo Mundo los vinos se clasifican por su lugar de origen más que por las variedades que lo componen, en ...
Continuar leyendo
Vinos Maridajes Vino Blanco Vino Tinto Tips de vinos

Cómo elegir quesos para acompañar cada cepa

Poner quesos y vinos juntos de manera exitosa es un poco más difícil de lo que podría parecer a simple vista. Ambos se ...
Continuar leyendo
Vinos Veramonte Rosé Vino Blanco

Vino rosé con qué se acompaña y cómo es

Refrescante, versátil y frutal. Esta variedad se adapta muy bien a distintas preparaciones y está muy lejos de ser ...
Continuar leyendo