<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=335150731016649&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El vino orgánico y la cultura slow

La necesidad de detenerse ante la transformación tecnológica y la inmediatez que demanda la actualidad, es un tema cada vez más recurrente. En este blog te contamos más sobre la filosofía de vida slow y cómo el vino orgánico encaja perfectamente con ella. 

 

La cultura Slow o ¨El movimiento lento ̈ es una filosofía que busca apaciguar el ritmo con el que hoy nos movemos por las grandes ciudades, quizás buscando alcanzar el éxito o para ir a la par de las transformaciones tecnológicas. 

Como tal, la cultura slow nace en la década de los 80, en Italia con el nombre de Slow Food. Tal como cuentan en el sitio web del movimiento, surgió para defender las tradiciones gastronómicas regionales ante establecimientos de comida rápida y traspasó fronteras hasta convertirse en una propuesta alternativa para vivir la vida con pausa.

1 (1)-1

 

La cultura slow y el bienestar

¿Qué propone la cultura slow para vivir mejor? Tal como se explica en el portal de noticias La Vanguardia es posible disfrutar más de la vida si se aplican ligeros cambios a la rutina como: 

-Dormir mejor: una rutina acelerada significa muchas cosas por hacer y poco tiempo para hacerlo. ¿Qué es lo primero que se sacrifica cuando pasa esto? El sueño. La cultura slow pone a la humanidad por delante. Según sus convicciones, ningún objetivo puede llevarte a sacrificar la salud; eres humano y necesitas recuperar la energía.  

-Concentrarse en cada cosa que se hace: el excesivo valor al multitasking, según el movimiento, lleva a las personas al colapso mental y aparta a las personas de valores importantes como la amistad, el tiempo en familia y disfrutar. 

Asimismo, ha manifestado la importancia de:

-Actuar como ciudadanos del mundo: estar inmersos en rutinas tan aceleradas no permite priorizar con objetividad lo realmente importante desde lo individual hasta lo colectivo.

¿Qué sería lo importante? Desde el punto global, atender o priorizar los problemas del medio ambiente. Justamente, lo más contaminante es lo que acelera los procesos de producción y esto se puede frenar desde lo individual; si todos nos detenemos y dejamos la prisa.   

Vino orgánico: una propuesta de bienestar slow

 

Ahora sí, llegamos a la pregunta del millón: ¿cómo se puede relacionar un vino orgánico con la cultura slow? 

En primer lugar, descorchar un vino coincide justamente con tradiciones que defienden el movimiento como disfrutar de las pausas, descubrir sabores y compartir momentos con los seres queridos. Un vino es una invitación a detenerse y tomar el valor de las cosas. 

Por otro lado, los vinos orgánicos son productos sostenibles y como mencionamos en nuestro blog 4 razones para escoger un producto sustentable, uno de los beneficios es el respeto a los ciclos de la vida. Es decir, no usar agroquímicos que aceleren o simplifiquen los procesos en la elaboración del vino, para mitigar el impacto ambiental. 

En el blog ¿Cómo algunas viñas se han hecho más sostenibles? vimos que la diferencia más significativa de las viñas ecológicas está en las herramientas usadas y un proceso más natural en la elaboración del vino

2 (1)

En Viñedos Veramonte, por ejemplo, no usamos tractores ni equipos motorizados para remover ni arar la tierra. En cambio, contamos con animales que se encargan de remover la tierra para oxigenarla con sus pasos y comerse los residuos o las malezas. Son procesos más lentos, sí, pero los mejores resultados se obtienen con esfuerzo, mas no con rapidez.

A pesar de no ser un símbolo del movimiento slow, las viñas orgánicas hacen un match perfecto con aquellas personas que buscan su bienestar y el de su entorno. 

Conclusión

La cultura slow es una propuesta para vivir la vida con pausa y no implica grandes gestiones, sino justamente lo contrario: pequeñas acciones como abrir una botella de vino orgánico en un almuerzo familiar y dejar el teléfono en silencio para no interrumpir la sobremesa. Lo importante es tomarse el tiempo para disfrutar y no dejarse llevar por la inmediatez que exige la actualidad.

También te podría interesar

Aunque en el Viejo Mundo los vinos se clasifican por su lugar de origen más que por las variedades que lo componen, en ...
Continuar leyendo
Vinos Maridajes Vino Blanco Vino Tinto Tips de vinos

Cómo elegir quesos para acompañar cada cepa

Poner quesos y vinos juntos de manera exitosa es un poco más difícil de lo que podría parecer a simple vista. Ambos se ...
Continuar leyendo
Vinos Veramonte Rosé Vino Blanco

Vino rosé con qué se acompaña y cómo es

Refrescante, versátil y frutal. Esta variedad se adapta muy bien a distintas preparaciones y está muy lejos de ser ...
Continuar leyendo